CATEQUESIS DE UNCIÓN DE ENFERMOS
 

CAT UE1.jpg

 

     La Iglesia Católica profesa y enseña que la unción de los enfermos es uno de los siete sacramentos del Nuevo Testamento  que fue instituido por Cristo, nuestro Señor, expresado por Marcos (6,13), y dado a conocer y recomendado a los fieles, por Santiago apóstol y pariente del Señor;  ¿ Hay algún enfermo? Que llame a los presbíteros de la Iglesia para que oren por él y los unjan con aceite, invocando al Señor.

     La oración hecha con fe le dará la salud al enfermo y el Señor hará que se levante; y si tiene pecados se le perdonarán” (Sant 5, 14-15).

     La muerte llega inevitablemente a cada ser humano porque, queramos o no, es el desenlace natural de nuestra existencia.
     Dios nos creó para que fuéramos inmortales pero por el pecado de nuestros primeros padres, la muerte es un hecho por el cual todos tendremos que pasar, dada nuestra naturaleza dañada por el pecado original. Hay una cosa todavía más importante que pesa sobre la muerte, ya que es entonces cuando nos jugamos nuestro destino definitivo, o nos Salvamos para siempre en el Cielo o nos condenamos para siempre en el infierno.   Dios ha tenido en cuenta esta condición dramática de la vida del hombre y ha salido al paso de las dificultades que experimenta en el trance final de su vida, socorriéndole con el Sacramento de la Unción de los Enfermos.   La enfermedad puede conducir al hombre a la angustia y a la desesperación o puede hacer a la persona más madura, ayudándola a pensar sobre lo que a realizado con su vida y llevarla a una búsqueda de Dios que le dará la paz.  Además por la Unción de los Enfermos, la persona se une a Jesucristo para tener los mismos sentimientos que El tuvo ante el dolor y la muerte.  “Padre que no se haga mi voluntad, sino la Tuya”….”Padre, en tus manos entrego mi espíritu.”  

     Con este Sacramento Dios nos da gracias especiales para vencer al demonio que libra su gran batalla con el hombre, es cuando el alma  necesita auxilios especiales, auxilios que den alivio espiritual y corporal al enfermo.   Muchas veces por un temor mal fundado de asustar al enfermo, los familiares prefieren no llamar al Sacerdote y se esperan hasta el momento en que la persona está en estado de coma para hacerlo, esto es una tontería pues el que va ha morir generalmente está consciente de su situación y los familiares lo estarán privando de las gracias de este Sacramento.          Cristo siempre tuvo compasión de los enfermos y son numerosas las curaciones que EL realizó en el curso de su vida. Consideramos que el Sacramento de la Unción de los Enfermos fue instituido por Cristo cuando ya resucitado envía a sus discípulos a curar a los enfermos diciendo.”En mi nombre ….impondrán las manos a los enfermos y se pondrán bien”  Marcos 16, 17-118. El Apóstol Santiago dice ¿Alguno de vosotros esta enfermo? Que haga llamar a los Presbíteros de la Iglesia y oren sobre él, ungiéndolo con óleo en el nombre del Señor y la oración de la Fe salvará al enfermo y el Señor le aliviará; si tiene pecados le serán perdonados.(Santiago 5, 14-17.)

ESTE SACRAMENTO PRODUCE LOS SIGUIENTES EFECTOS:

A) Alivia el alma del enfermo reavivando en él la confianza en la misericordia divina, dándole fuerzas para que pueda sobrellevar las molestias de la enfermedad y resistir los asaltos del demonio.

B) Devuelve la salud al enfermo, si conviene para la salud de su alma. Por eso no hay que esperar que el enfermo este en agonía para administrar el Sacramento; es mejor que lo reciba plenamente lúcido, pero si el enfermo hubiese perdido ya el conocimiento tiene derecho a que se le administre el Sacramento y así debe hacerse.

C) Nos ayuda a contrarrestar el miedo. O el temor natural que se siente cuando vemos venir la muerte.                                                                                                                           

CAT UE2.jpg 

 

CAT UE4.jpg

La compasión de Cristo hacia los enfermos y sus numerosas curaciones de dolientes de toda clase (Mt. 4, 24) son un signo maravilloso de que "Dios ha visitado a su pueblo" y de que el Reino de Dios esta muy cerca. Jesús no tiene solamente poder para curar, sino también de perdonar los pecados, es el médico que los enfermos necesitan. Su amor de predilección para con los enfermos no ha cesado, a lo largo de los siglos se ha promovido la atención muy particular de los cristianos hacia todos los que sufren en su cuerpo y en su alma. Esta atención dio origen a infatigables esfuerzos por aliviar a los que sufren. 

    

     La Unción de los Enfermos es un Sacramento de vivos y hay que recibirlo en Gracia de Dios es decir confesarnos previamente. En caso que el enfermo no pueda confesarse previamente la Unción de los Enfermos perdona también los pecados mortales, si el enfermo se arrepiente de sus culpas al menos con dolor de atrición (Dolor de haber ofendido a Dios por miedo al castigo eterno).

     Con este Sacramento se robustece el alma y se prepara para el desprendimiento del cuerpo y de los seres queridos, se adhiere a la voluntad de Dios, y se abandona en manos del Señor con una gran paz y confianza.

     El sacramento de la Unción de los Enfermos se administra a aquellos, que están seriamente enfermos, ungiéndoles la  frente y las manos con aceite de oliva bendito, o , de acuerdo  con las circunstancias, con el aceite de otra planta bendito y diciendo una sola vez estas palabras:
 
POR ESTA SANTA UNCION
Y POR SU BONDADOSA MISERICORDIA
TE AYUDE EL SEÑOR CON LA GRACIA
DEL ESPIRUTO SANTO,
PARA QUE, LIBRE DE TUS PECADOS,
TE CONCEDA LA SALVACION
Y TE CONFORTE EN TU ENFERMEDAD.

     El sufrimiento y la enfermedad siempre han constituido uno de los más grandes problemas que perturban al espíritu humano. Como todas las demás personas, los católicos sentimos y experimentamos el dolor;  pero nuestra fe nos ayuda a comprender más profundamente el misterio del sufrimiento y a soportar el dolor con más valor.      

                                                                                                                                                            

     La materia. de este sacramento son los llamados “Santos Oleos, con este aceite el Sacerdote unge los miembros donde radican los cinco sentidos corporales: los ojos por la vista; los oídos por el sentido del oído: la nariz por el sentido del olfato: la boca por el gusto: y las manos por el tacto: que son los agentes de la acción humana.

     La forma. Son las palabras que pronuncia el Sacerdote.

     El Viático.( Palabra Latina que significa provisión de viajes) es sencillamente la Sagrada Comunión administrada a quien esta en peligro de muerte y que puede recibir la Sagrada Hostia.

CAT UE3.jpg 
CAT UE6.jpg       Antiguamente este Sacramento solamente lo recibían las personas que estaban en peligro de muerte, hoy la Iglesia a cambiado esta norma y permite que la reciban todos los enfermos que justificadamente lo requieran, el haber profundizado en este Sacramento nos debe hacer pensar en la realidad de la muerte. Sabemos de la necesidad de vivir siempre en gracia de Dios y debemos tener mucha confianza en que El no nos dejará solos en esos momentos cruciales. No debemos pues olvidar que. -La Unción de los Enfermos es el Sacramento por el cual Jesús paciente y resucitado, nos da fortaleza en la enfermedad para unirnos voluntariamente con su pasión y muerte.
subir

 

 

 

  INICIO SERVICIOS PASTORALES BOLETIN INFORMATIVO ENLACES DE INTERES CONTACTO MAPA DEL SITIO creado por:

José Ma. Chávez #1101 esq. Hernán Gonzales Fracc. Las Américas C.P. 20270 Aguascalientes, Ags. Tels.(449) 978 2454 / 978 9417
Todas las fotos y contenido es propiedad de la Parroquia de las Tres Ave Marías